Aprende a cocinar café

Queremos compartir contigo un sueño, el de tostar nuestro propio café. Si eres un cocinero o un camarero inquieto, vente a seleccionar tu propio café.

Te vamos a enseñar a mirarlo, entenderlo y tostarlo poco a poco. La experiencia tiene un valor añadido para todos tus clientes. Podrás llevarte a tu local un café seleccionado y tostado por ti, que hará del desayuno, del final de una buena comida o cena, del cortado de media tarde o el americano con prisas una experiencia única, valiosa y de calidad.

Podrás contar a tus clientes que tu café es artesano, viajero, de comercio justo, saludable y hecho con mucho cariño. Queremos que seas parte de nuestra revolución, del sabor auténtico, de los productos de calidad. Queremos tazas de café que transmitan emociones, que hagan vibrar con cada sorbo, que sean acogedores en invierno y refrescantes en verano. Como decía Rosana, "a fuego lento, a fuego viejo".

También os hablaremos de la leche y de la importancia que tiene para conseguir un buen café. Como cuenta la médico especialista en nutrición Isabel Belaustegui, el café bueno tiene grandes beneficios para la salud y la calidad de este importa, así como lo que le eches. Aunque ya os adelantamos que la mejor forma para disfrutar del Café Angélica es tomarlo solo y sin azúcar. Un deleite para los cinco sentidos.

_

Fotografía de nuestro Coldbrew realizada por @tasha_yiran

Prueba nuestras especias y hierbas salvajes

Un guiso con ese toque de pimentón, un arroz basmati con un poco de cúrcuma, un pollo al horno con tomillo y romero, una pasta de calabaza con salvia, una carne a la pimienta, un caldo con clavo, una bechamel con nuez moscada, una salsa de tomate a fuego lento con orégano y un arroz con leche y canela.

La vida sin hierbas y sin especias es tremendamente aburrida. En los años que llevamos cocinando siempre nos ha pasado lo mismo: era difícil encontrar unas que olieran de verdad, que tuvieran esa fuerza en los aromas para transmitirla a guisos, estofados y salteados.

Nuestras hierbas las recogen nuestros pastores y nos las mandan con el queso. Algunas vienen del monte salvaje y otras de Liébana (Cantabria), un valle con microclima mediterráneo metido entre los Picos de Europa y a 25 kilómetros del Mar Cantábrico. Tenemos té de roca (que en Cantabria se conoce como té del puerto), hierbas mediterráneas de una finca al borde de la desembocadura del Ebro, especias indias de Kerala, de Ceylán y de Tanzania, que se comercian de manera justa para que los agricultores reciban el precio que les corresponde.

Tenemos las especias que cambiaron el rumbo del mundo, con las que se ha comercializado desde hace más de 4.000 años; árabes, romanos, venecianos, otomanos, portugueses, españoles, británicos, holandeses, estadounidenses…

_

Chuletón de tomate preparado con especias orgánicas de Café Angélica.

Fotografía realizada por @pablucozam

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies